© 2016 por Publicaciones Vida Nueva.  Creado con Wix.com

September 17, 2017

Please reload

Entradas recientes

La voluntad y la soberanía de Dios

May 15, 2017

1/1
Please reload

Entradas destacadas

¿Dónde está Dios?

May 25, 2017

 

Quizás la experiencia más difícil en la vida cristiana es sufrir y experimentar el silencio divino. Parece inconcebible. Pierdes a un bebé, eres víctima de algo vergonzoso, o es algo tan terrible como la muerte misma, y ​​te preguntas, "¿Dónde está Dios? ¿Cómo podría estar en silencio, distante o distraído cuando esto sucede?" Si incluso los padres malos hacen algo cuando sus hijos son maltratados, ¿por qué el buen padre nos dejó pasar por semejante agitación sin decir nada?

 

Esta pregunta - ¿dónde está Dios? - es tan dura y tan importante. No hay una respuesta correcta. Lo que es verdad y útil para una persona puede parecer hueco para otra persona. Pero todos debemos contar con la pregunta. Si todavía no lo hemos hecho, lo haremos. Entonces, ¿cómo responderías tú? ¿Cómo has respondido?

 

Pregúntale

 

La respuesta más obvia es preguntarle a Dios mismo. La pregunta a él es justa, pero puedes notar incipiente incredulidad si no crees que Dios te oye o si es accesible. El incrédulo prefiere hablar de Dios más que hablar con él. La regla número uno es hablar con el Señor, especialmente durante las dificultades.

 

Sus primeras palabras podrían ser: ¿Dónde estás? Más adelante podrías consultar a aquellos que han dicho palabras similares (por ejemplo, Salmo 22) y modelar tu pregunta con sus súplicas en mente.

 

Deja que Dios te haga algunas preguntas

 

Este es el patrón en el libro de Job. Los consejeros de Job dicen mucho que es bueno y más que no lo es, por lo que es difícil encontrar una respuesta a nuestra pregunta de parte de ellos. Pero Dios mismo responde a Job, no sacerdotes, profetas o amigos, sino Dios mismo habla, y esa es la clase de respuesta directa que buscamos. Le pregunta a Job una serie de preguntas retóricas, empezando por:

"¿Quién es este, que oscurece mi consejo con palabras carentes de sentido? Prepárate a hacerme frente; yo voy a interrogarte, y tú me responderás." (Job 38: 2-3)

Entonces Dios continúa esta conversación de Padre-Hijo a través de sesenta y cinco preguntas. Al final, Job recibe esa posesión más preciada: el temor del Señor. Esto trae consigo la humildad y el conocimiento de que Dios es Dios, y nosotros no lo somos.

 

Esto parecería poner fin a nuestra búsqueda, pero eso no es necesariamente así. La Escritura dice más después del evento culminante de la muerte y resurrección de Cristo. Lo que se anticipó, se ha revelado plenamente. Como tal, podemos hacer la pregunta otra vez.

 

El Hijo sufre, los hijos e hijas sufren

La respuesta que Job recibió se expande en el Nuevo Testamento. Dios ha determinado que su Reino en la tierra será llevado adelante por su pueblo sufriente. Sí, usa a todos los que se vuelven a él con fe, pero los que verdaderamente son influyentes en el Reino han sido aquellos que han pasado grandes dificultades. Participamos y llenamos los sufrimientos de Jesús (Romanos 8:17, Col. 1:24). Este es otro misterio y realmente no responde a la pregunta de por qué, pero sí nos muestra que la iglesia no se salvará de las dificultades de la vida humana caída. Ciertamente Dios no está en silencio, y es más: nos ha puesto entre buena compañía.

 

Espera y esperanza

Pasaste por los momentos más oscuros y no recibiste nada tangible del Señor. Te sentías excluido, incluso reprendido. Pero todavía hay más información bíblica, y esta cambiará todo.

"Pues dentro de muy poco tiempo, el que ha de venir vendrá, y no tardará." (Hebreos 10:37).

El énfasis está en "muy poco tiempo". Un tiempo viene cuando contaremos unas partes de nuestras historias de una manera diferente. Lo que ahora es "espera", será algún día, "por muy poco tiempo". Lo que ahora es sufrimiento será de alguna manera reemplazado por la gloria.

 

Lee el libro de Apocalipsis y ve el torbellino de actividad. Las oraciones se presentan en tazones ante el Señor y los ejércitos de ángeles están siendo enviados. El cielo, el lugar del trono de Dios, está lleno de expectación para el final de los días, cuando el Rey regrese y traiga la plenitud de shalom con él. Paz.

 

Estas son sólo algunas de las formas en que Dios se comunica a su pueblo que sufre.

 

fuente: https://www.ccef.org/resources/blog/where-was-god 

Please reload

Síguenos
Please reload

Buscar por tags